domingo, 11 de mayo de 2014

RELATO BREVE - LA HISTORIA SE REPITE


Netwriters Tintero - Tema: Fotografía - 9/04/2014

Después de tres meses de reformas en el chalet de mis padres, llegó el momento de hacer el traslado de sus enseres desde el guardamuebles a su reluciente hogar.
Aunque era sábado no me extrañó que mi marido no pudiera acompañarme para ayudarles pues llevaba varios meses en los que los fines de semana los pasaba trabajando.
Mi madre iba de un sitio para otro limpiando sobre limpio, mientras mi padre, cámara en mano, hacía instantáneas para la posteridad.
La empresa de mudanzas tardó dos horas en colocar los muebles. Las cajas con los libros y el menaje quedaron aparcadas dentro del garaje a la espera de que manos conocidas las sacaran de su letargo.
Mi padre ubicó los libros, mientras que mi madre y yo colocamos los platos, mantelerías y demás cacharros acumulados después de treinta años de convivencia.
Por la tarde ya estaba casi todo organizado. Sólo quedaban un par de cajas con los álbunes de fotografías. Al cogerlos, un retrato en blanco y negro resbaló de entre las páginas de uno de ellos.
La recogí y miré la imagen. Eran dos mujeres sentadas ante una máquina de coser, de aquellas negras cuyas patas de hierro fueron expropiadas y ahora lucen en las mesas de algunos cafés antiguos.
No recordaba haberla visto antes y cuando le  pregunté por las protagonistas de aquel instante, mi madre me contó que la del pelo largo era mi abuela.
—Llegó a la capital cuando se casó.  Los abuelos vivieron de inquilinos en una habitación durante diez años y al cabo de ese tiempo pudieron comprar un piso propio para ellos y para mí, que ya estaba de camino.
Pregunté entonces por la otra mujer. Tenía el pelo rizado y lucía un camafeo en el cuello. Debía de tener la misma edad que mi abuela pero en su mirada gris se podía descubrir una tristeza que atravesaba el papel cartón de la fotografía.
—Creo que se llamaba Juani. Era la dueña del piso, la casera. ¡Pobre mujer!
—Pobre, ¿por qué?
—Tuvo un hijo pero se le murió con doce años. Su marido buscó más trabajos, el pluriempleo se llamaba, pero no porque necesitasen más dinero, sino porque no quería estar con ella, no soportaba su dolor. Cuando no trabajaba, tampoco paraba en casa. Alguien le contó  a Juani, que los ratos de ocio, su marido los pasaba al lado de otra mujer. Un día le siguió. Esta foto fue tomada aquella tarde aciaga. Sólo tuvo que andar tres manzanas para verle saludar a una señora que le esperaba en una esquina. Vio como se besaban y la rabia la dejó paralizada. Mientras ellos entraban en un café,  ella, con las piernas temblando,  cruzaba la calle para sentarse en un banco que había en la acera de enfrente, pero tan ciega iba que no se dio cuenta de que un camión pasaba en esos momentos. Ahí acabaron sus tristezas.
—¿Murió?
—Así fue. Mis padres se mudaron a su piso a los seis meses del fallecimiento y para entonces otra mujer ocupaba la cama de Juani.
Cuando volví a mi casa mi marido no había llegado. Le llamé pero no me contestó. Apareció a las dos de la mañana “He tenido que ir a cenar con los clientes y mañana tengo que hacerles de cicerone” me dijo.
En la cama estuve dándole vueltas a la historia que mi madre me había contado. A las diez de la mañana mi marido salía por la puerta y dos minutos después lo hacía yo. Vi que no cogía el coche sino que caminaba calle abajo. Después de quince minutos de seguirle pude ver como una mujer le hacía gestos con la mano. Llegó hasta ella, se besaron en los labios y subieron a un coche.
Yo me quedé atontada, la cólera no me dejaba pensar. Un taxi venía por el otro lado de la calle, le paré y crucé corriendo, sin mirar a mi izquierda. Se oyó un frenazo y los gritos de algunas personas desde la acera. El coche quedó tan cerca de mí que pude ver el susto en el rostro del conductor.
En ese momento toda la rabia que sentía se convirtió en dejadez. Al subirme al taxi para volver a mi casa me pareció ver a una mujer con el pelo corto y rizado, con un camafeo en el cuello y un niño de unos doce años de la mano que me sonrió.

2 comentarios: